viernes, 15 de julio de 2011

Centros Penales ¿Nido de Corrupción en El Salvador?

Por Carlos Cruz

La corrupción del personal de seguridad en los centros penales de El Salvador se colocó en el ojo del huracán nuevamente. En una publicación de elsavador.com  se confirma la destitución de 45 empleados de centro penitenciario de Quezaltepeque, ubicado en el municipio de La Libertad.

El director de Centros Penales hizo público el despido de todo el personal de seguridad de dicha penitenciaria. Según el funcionario, existen fuertes sospechas de que los destituidos hayan apoyado a los reos en sus planes de fuga.

Tales sospechas no son descabelladas, pues un túnel fue descubierto la semana pasada en este centro penal. Moreno confirmó que tal hecho fue el detonante para el despido del personal.

De llegarse a dar una fuga masiva serían 998 internos los que recuperarían su libertad de forma ilegal. Varios de los despedidos lloraban como magdalenas alegando su inocencia. La ley es clara y  nadie puede ser declarado culpable sino se presentan pruebas y es vencido en un juicio justo.

Sin embargo, Moreno dijo que por las características que presenta el túnel debe de haber tenido la colaboración de los custodios para que los presos lo hicieran.

Y es lógica la sospecha, pues a menos que Harry Potter les haya prestado su capa mágica de invisibilidad, es increíble que con personal dando vigilancia las 24 horas, lograran cavar un túnel con esas características particulares.

“Moreno indicó que el túnel ha sido construido hacia abajo y en forma recta y que no se encontraron herramientas para hacerlo”. Elsalvador.com

Las investigaciones correspondientes ya iniciaron dijo el funcionario. Hechos similares se investigan en otros penales. Sin duda, el sistema penitenciario suma este factor (posible corrupción del personal de seguridad) al caos ya existente, de un colapso que el gobierno salvadoreño se niega a reconocer.

Sobre población, pocas instalaciones existentes en el país, seguridad defectuosa y corrupción son las características de los centros penales de El Salvador.

Para muestra el subdirector de Penales, Nelson Rauda, informó que uno de los destituidos fue sorprendido borrando una información sobre una requisa hecha en este penal en la que fueron encontrados dos celulares, cuatro chips y un fusil M-16. ¿Es válida tal acción? No.

Además, Rauda indicó que durante la remoción de los custodios se confiscaron cuchillos hechizos, varillas de hierro y otros objetos contundentes. Sin duda estos artículos no deberían ni tienen que estar en posesión de los reos.

Por el bien de la sociedad salvadoreña, el Estado a través de sus autoridades correspondiente debe arrancar de raíz a todo mal elemento que corrompa las instituciones y ponga en peligro la seguridad pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada